MANEJO DE HERIDAS COMPLICADAS

Las heridas son muy frecuentes y en ocasiones pueden implicar gravedad e incluso riesgo para la vida de los pacientes. Es muy importante la limpieza de las heridas, su desinfección y el empleo de antisépticos, tiras, esparadrapos y apósitos que consigan una rápida cicatrización, así como la restauración de la superficie de la piel que ha resultado afectada. Las úlceras son heridas que tardan en cicatrizar y que requieren unos cuidados especiales, sobre todo en caso de enfermos postrados; son heridas extensas y profundas con hemorragia abundante; generalmente hay lesiones en musculos, tendones, nervios, vasos sanguíneos, órganos internos y puede o no presentarse perforación visceral.

El origen de la herida puede ser interna o externa. Las heridas internas resultan de un mal comportamiento de las funciones inmunes y del sistema nervioso, y/o una baja en el flujo sanguíneo, oxígeno o nutrientes del área, como ocurre en casos de enfermedades crónicas (diabetes, Arteriosclerosis, trombosis y otros). Las heridas externas son causadas por la penetración de objetos o un trauma (golpe). 

rJJervP_l_1256x620